loader-logo

El hermano puede ser la combinación perfecta entre un rol parental y la amistad. #COMPARTEIXLATEVAHISTORIA

Pocas veces se contempla la importancia de los hermanos y hermanas durante el proceso de un TCA. Desde mi experiencia, puedo afirmar que es inmensa y esencial. Digamos que el hermano puede ser la combinación perfecta entre un rol parental y la amistad.

En mi caso, soy dos años más pequeña que mi hermana, pero entre nosotros casi no existe la diferencia de edad, es decir que nos llevamos tanto como dos amigas, y me hace falta decir que parte de ello ha sido gracias al proceso que hemos pasado juntas. Ciertamente, antes mi hermana se mostraba mucho más distante, incómodo o incluso sola. Mi papel era no permitir eso, acompañarla, cuidarla y ser allí, para apoyarle y distraerla cuando le costara gestionar sus problemas. Pero esto también me repercutía mí, esto significaba exactamente pasarla a ella por delante en algunas ocasiones, como: comer algo para acompañarla mientras ella lo hacía (aunque yo no lo quiere), no permitirme dudar o quejarme sobre mi físico delante de ella, al igual que estar pendiente de lo que nos podía pasar por alto.

Mi suerte es que desde el principio he podido entender muy bien que significa esta enfermedad, gracias a que mi hermana me lo explicaba y eso me ayudaba a comprenderla a ella y ser así más eficiente. A veces las personas que sufren un TCA no necesitan que se las regañe porque no comen algo, sino quizás lo que te están pidiendo (sin decirte nada) es que necesitan hablar, desconectar o simplemente un abrazo. Yo, cuando veía que mi hermana no estaba bien y le costaba comerse el almuerzo, por ejemplo, le contaba como me había ido el día, lo que me pasaba o como me sentía, de esta manera ella podría evadirse un poco sobre sus pensamientos y su “vocecita”.

Es un procedimiento que toca a toda la familia, pero evidentemente todo el mundo tiene un trato diferente. Con los hermanos hay una relación menos “jerárquica” y quizás por ello no hay tanta presión y la persona que sufre el TCA se siente más a gusto ya consecuencia puede gestionar y llevar sus problemas de manera diferente y más cómodo.

Pasar por este camino ayuda a reforzar las relaciones, a conocerse ya aprender a tratar, pero siempre y cuando se esté dispuesto a escuchar ya entender. Al igual que ellas en deben escuchar a nosotros, nosotros tenemos que escuchar a ellas y la persona más igual y cercana para entender los problemas de dentro y fuera de casa es la hermana.

Berta