Los Pisos Terapéuticos, una nueva oportunidad

Roger Llobert, Director de Pisos Terapéuticos

¿Qué hay en las fases finales de un tratamiento clínico intensivo? ¿Qué sucede cuando después de unos meses de realizar un parón en la vida por apostar por un tratamiento toca volver a las rutinas de siempre?

A simple vista parece fácil, liviano, un simple tramite. “¿Cómo no iba a serlo si es mi vida? llevo meses esforzándome y soñando con el momento de terminar el tratamiento para volver a sentirme yo y seguir mi camino.”

A menudo e inevitablemente, los tratamientos intensivos ejercen una sensación de confort y de seguridad que se desvanece al “salir al mundo”. En muchos casos es transitoria esta sensación y con adaptar la salida de forma progresiva dando herramientas y recursos al entorno del paciente es suficiente. Pero en otros, lleva a una recaída.

En este contexto nace pisos terapéuticos que permite un trabajo más social y centrado en la autonomía y crecimiento personal como complemento ideal al tratamiento clínico.
De este modo, pisos terapéuticos se articulan como un conjunto de estrategias de intervención destinadas a fomentar las habilidades y competencias necesarias para la persona con el horizonte de crear su propio proyecto vital promocionando así su autonomía, inclusión social y mejorando su calidad de vida en general.